sábado, 7 de febrero de 2009

¿De la globalización a las ciudades-estado?


Si algo hemos visto en esta crisis es cómo una perturbación del sistema financiero afecta a la globalidad del planeta, con todas sus estructuras temblando tras la perturbación en EEUU, algo que la ciencia ya predijo y denominó como efecto mariposa. Para que esto pueda darse, los sistemas han de estar conectados, algo que es consecuencia de la globalización.

La realidad es que eso nos ha llevado al crack actual, y las soluciones, que debería ser globales, se buscan individuales, casi de sálvese quién pueda. Es sorprendente cómo las instituciones internacionales son incapaces de coordinar acciones conjuntas que superen las fronteras de los países, y que no haya entidad supranacional alguna que haya sido eficaz en planteamientos de modelos socio-económicos frente a la crisis.

Como la supervivencia acucia, las naciones, las regiones y casi cada ciudad y ayuntamiento propone sus soluciones, algunas incluso incompatibles con las que otras instituciones proponen.
Esta crisis nos muestra las debilidades de la mayoría de las estructuras internacionales: ¿dónde están y qué proponen hacer el FMI, el Banco Europeo, el banco mundial, el G7, el G20 o la propia Europa?.

Para remar juntos, en la misma dirección, optimizando los esfuerzos, se necesita coordinación desde estructuras de ámbito global. Aprendamos de la experiencia y que se reformen aquellas que no funcionan y que las demás desaparezcan.

18 comentarios:

Likuid dijo...

Creo que uno de los grandes problemas de la era actual son las administraciones, locales y generales. Una de las dos SOBRA totalmente. ¿Por qué tenemos hospitales gestionados por el Ayuntamiento y otros por la Comunidad? ¿Por qué una carretera es competencia de la Comunidad y otra del Estado?

José Antonio Gil Celedonio dijo...

Hasta el día de hoy, que yo sepa, no hay ningún hospital gestionado por ningún ayuntamiento... Por suerte para los pacientes españoles.

Pero lo de la crisis no es consecuencia de una multiplicidad de Administraciones, sino de la falta de control de Organizaciones Internacionales Financieras y de las pertinentes de los EEUU, que deberían haber supervisado de otro modo.

Dudo mucho que el ayuntamiento de Torrelodones o la C.A. de La Rioja tengan algo que ver con un sector, como el financiero-bancario, ampliamente liberalizado.

ID dijo...

Sí, un gobierno mundial... ¿quién lo apoya de verdad? Y si además es sólo técnico, encargado del progreso económico, o del mercado internacional, por dar dos ejemplos ¿Quién lo admitiría?

Tal vez ya estoy demasiado caduco para concebirlo...

Hitos dijo...

En lugar de tirar por lo alto ¿por qué no tirarmos por lo bajo?

De lo pequeño para arriba

chuly dijo...

Recuerdo, gobernando Felipe gonzález: Que ante un mundo de economía globalizada,la política tenía que ser tambien globalizada.

rosdelcar dijo...

una de las cosas que hemos aprendido de esta crisis, es la falta de una gobernanza internacional, no tenemos una adecuada estructura político administrativa... los problemas no conocen fronteras y la base de repuesta sigue siendo como mucho mucho, defender el interes nacional,

en fin, muchos besos compañero.
el 17 voy pa tu pueblo, anotalo en la agenda.

Anónimo dijo...

Hola compañeros/as.
Lo que sobran son las Diputaciones,que repiten funciones,y unas se justifican con las otras Administraciones y no hacen lo que los ciudadanos,esperamos de ellas.
Eso es lo que Likuid.quiere decir.

Malo Malísimo dijo...

Pues bien mirado y viendo el resultado del sistema actual, estoy más bien por recuperar la "Polys".

feluky dijo...

Ves Paco los circulos, cada uno en el suyo y dios en el de todos, o quien sea.
Muy bueno lo de la mano que no sabe lo que hace la otra, pero esto es mas que una mano lava la otra.
un saludo

sebastian(elcurrante) dijo...

No podía ser más acertado el título de la entrada para definir la situación, y verdaderamente es necesaria una reestructuracion de los organismo internacionales. La merjor forma de predecir el futuro es crearlo (decía no sé quién, creo que Jung).
El ser humano, desde que existe, viene escribiendo su futuro, aunque es esto es más palpable desde la la creación de la rueda. ¿Quien podía imaginar entonces que podríamos volar?, ¿quien podía imaginar hace relativamente pocos años que nos podríamos comunicar con un aparatito, sin cables, desde un punto al otro del planeta? Constantemente creamos nuestro futuro, también nuestro futuro individual, pues en definitiva el futuro colectivo afecta de manera muy importante al futuro individual. El triunfo es colectivo o no lo hay, decía Saint-Aymour. El éxito es colectivo o no lo hay: El éxito de la rueda fue para todos, el del avión, el del teléfono... Cuando el éxito no es colectivo no hay tal éxito. Todos somos responsables de manera individual y colectiva. Cuando el conjunto de mentes individuales alcanza la masa crítica en una cuestión determinada, esto afecta a la percepción colectiva, y la percepción colectiva afecta de manera directa a las creencias individuales.
Por tanto, se debe trabajar a nivel de coordinación, seguro, pero también a nivel individual tenemos la responsabilidad de cambiar nuestro futuro. Podemos dejar en manos de los de arriba que inventen el futuro y nos marquen el camino a seguir o podemos ser notros a nivel individual (sumando para alcanzar la masa crítica) los que imaginemos el futuro que queremos.
En los momentos de miedo, de incertidumbre es cuando la gente se agarra al primero que dé muestras de seguridad de saberse el camino, pero como decía anteriormente, nadie sabe el camino, pues lo estamos creando constantemente.
Tenemos dos opciones: quedarnos paralizados por el miedo, asustados, lamentándonos, lloriqueando, esperando al salvador; o, tomar las riendas de nuestro futuro con ilusión, entusiasmo, imaginación, alegría... En la seguridad de que el futuro lo crearemos como ha venido siendo siempre a lo largo de la historia de la humanidad.

Un saludo y un abrazo

Marta dijo...

Concordo plenamente!

Nem sei como cheguei aqui, mas gostei de ler. E vou voltar.

un saludo :)

Fernando dijo...

Pero yo intuyo un Paco fogonero. Experto en ollas y pucheros. Estómago feliz. Déjate de tanta crisis y prepáramos un bacaladito. Unas torrijas. Una señora tortilla de patatas. Todo sea por no recordar, por un instante, la maldita crisis.

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola amigo Paco:

Tienes toda la razón. Las medidas tomadas por separado no valen. Hemos de ir hacia una mayor globalización en la toma de las decisiones. Un mayor grado de acuerdo y consenso. El sálvese quien pueda ya no da ningún resultado.

Recibe un abrazote amigo.

Antonio dijo...

Para solución global, pillemos todos un buen globo.
Las soluciones globales suelen acabar dando dinero al que ya lo tiene con la excusa de que lo gestione mejor. Por desgracia, la globalidad nunca alcanza a todos.

¿A qué cámara saludo?

Malo Malísimo dijo...

Hoy el Jefe del Banco de España, nos ha dado su receta, una receta muy inteligente para salir de la crisis :Despido libre. Eso, eso libertad de despido y libertad de mecado. Pero ¿esa es la solución?
Que yo sepa, el fin último de la empresa es ganar dinero y si se reducen impuestos y se despide libremente, claro que van a ganar más dinero, pero ¿implicará eso una mayor inversión o un incremento sustancial de la suenta corriente del empresario?
Este señor se olvida de empresas como Renault que han tenido beneficios pero despiden trabajadores, como muchas otras, olvida que los bancos,hasta los más pequeños han tenido sustanciales beneficios, se olvida de los bochornosos repartos de beneficios de las grandes corporaciones, pero claro, eso sí agiliza la economía, el coste del despido no, es un coste empresarial que pesa más que los millones que se reparten e primas.
Dicen los bancos que ellos son los que mantienen el sistema financiero y que si no prestan dinero es porque no hay inversiones extranjeras interesadas, ¡Joder! y ¿para qué quieren los beneficios? o es que ellos sólo disparan con pólvora del rey. ¿por qué no declaran sus activos? Si Europa quiere salir de la crisis hade hacerlo en conjunto, medidas comunes, ayudas comunes y dejarse de parchear cada uno en su casa.

Pedro Centeno dijo...

Coordinar estructuras significa, por definición, que éstas deben existir. Hasta ahora nadie controlaba el sistema financiero mundial y si alguien se atrevía a proponer un mínimo control, le llamaban como mínimo bolchevique (en España, de "pedegasta libegticida" para arriba). Ahora la política del dinero fácil y sin control nos ha llevado a donde estamos, y el debate no es cómo supervisar, sino supervisar o no.
que quede claro que cuando se culpa al Gobierno de la crisis no se trata sólo de degastar Zapatero, sino de echar balones fuera, de machacar con el mensaje: "La culpa es de los gobiernos de izquierad, que no saben gestionar; el mercado sí se autoregula". Ése es el mensaje que hay que combatir. Nada de estar a la defensiva: hay que dejar claro a todo el mundo que la ideología "neocon", la del PP, la de Aznar , Rajoy, Aguirre y otros que me callo, HA FRACASADO.

Paco Centeno dijo...

No parece convenceros un sistema global pero con controles, gobiernos supranacionales sometidos a estrictos controles. A mi me cuesta mucho comprender que podamos superar un problema global a través de soluciones parceladas. es como si un incendio en un bosque y que se propaga, se tratara de apagar en una pequeña parcelita, pero sin saber lo que en otras se hace.

Feluky, los círculos impermeables me recuerdan a las tácticas de la resistencia o de los partidos políticos en estados represivos, que para subsistir actuaban de manera independiente, sin saber nada de los otros "círculos" para evitar que si uno caía, el resto no lo hiera también. Ya no necesitamos esos esquemas, es más práctico actuar con claridad, luz y taquígrafo, y que los mensajes lleguen lejos y a cuantos más mejor. Es otra forma de verlo, el gran círculo.

Fernando, es verdad que es otro de mis perfiles, los fogones, pero la política me gusta más que comer con los dedos, así que entre discurso y discurso, alguna receta.

Antonio, da igual, sales bien siempre.

Marta, sigue pasando por aquí, pero lamento no escribir en portugués, aunque lo entiendo y puedo hablar un poco.

Te-Pito-0-Te-Henua (Sill Scaroni) dijo...

La globalolización solo está juntando los capitales encuanto las personas se quedan alejadas del proceso.
La administración de la ciudades no puede estar bién frente a la perdida de muchos de los paradigmas.
Saludos.
Sill