jueves, 21 de agosto de 2008

Q, de calidad: ¿también en política?.


Q, de calidad. Me ha llamado la atención una noticia y el anuncio en televisión sobre los establecimientos hoteleros con este distintivo.
Las empresas han aprendido desde hace tiempo lo importante de una oferta de calidad, que se acredita a través de una agencia externa y que certifica a los posibles clientes de unos mínimos servicios y de unos mínimos de calidad.
Lo que me interesa es el concepto: la actividad empresarial se EVALÚA. Sería más que deseable que este concepto de evaluación de la actividad se haga extensivo a más ámbitos de la sociedad. Por mi experiencia, la investigación es evaluada y de esta evaluación depende la financiación y el salario. Más recientemente, la oferta de títulos académicos de las Universidades españolas también deben acreditarse para que el título tenga validez en España y en Europa, siendo una parte de la acreditación la evaluación de la actividad docente de los que allí trabajamos. Parece que algo similar se va a realizar con la actividad docente en los centros de primaria y secundaria, donde la innovación docente y la participación será evaluada, con incentivos salariales para las evaluaciones positivas.
Yo creo que la política y los políticos también deberían ser evaluados y las evaluaciones deberían tener consecuencias. En cierto sentido, las elecciones nacionales, regionales y locales son una evaluación a los políticos por parte de los ciudadanos, pero que muchas veces, demasiadas, no surten efecto y seguimos encontrándonos candidatos poco adecuados entre las listas ofertadas por los partidos. Yo creo y pienso que los partidos políticos deberían actuar como evaluadores de su oferta de candidatos, algo que creo que no se hace.
Espero vuestros comentarios al respecto.

27 comentarios:

Ruth dijo...

Muy buena conclusión, auque creo que no a todos los políticos les hará gracia, pero creo que es muy necesaria esa evaluación, hay personas muy capacitadas para desempeñar cualquier responsabilidad política y muchas veces ve su camino y sus aspiraciones vetadas y encima por alguien que no está tan capacitado ni con tantas ganas de trabajr por y para la sociedad.
Un saludo y menos mal que te has incorporado, porque ya se te hechaba de menos.

uno cualquiera dijo...

evaluar la capacidad que un político tiene para trabajar por y para la sociedad seria interesante, seguramente muchos de los que hoy se edican a la política dejarian de hacerlo ya que solo trabajan por y para sus propios intereses sin preocuparles lo mas mínimo los intereses de los demás.
Un saludo Maria

Paco Centeno dijo...

Hola Ruth, hola María,
Lo que propongo es que los partidos deben hacer un ejercicio de honestidad de manera que, basándose en criterios de calidad, elijan sus candidatos antes de ser presentados en listas a los electores. María propone que uno de esos criterios sea la capacidad de trabajar por los demás. Estoy muy de acuerdo, pero ¿cómo lo mediríamos?. Espero tus sugerencias.
Un saludo

gustavo dijo...

Paco: Buen post, desde ya. Las certificaciones de calidad a empresas se realizan para constatar que ofrecen aquello que dicen ofrecer.

En el caso docente, se evaluan (seguro sabes mucho de esto), el problema es que los resultados no dependen de los docentes. La calidad y el valor añadido comienza en los programas y en el sistema educativo y en la aplicación o la extrapolación de los mismos.

Políticos: La evaluación de los políticos la hacen los ciudadanos votando cada 2 años (administrativas) y 4 (presidenciales).

Partidos: Los partidos se evalúan desde los afiliados, y los canales institucionales.

Concluyendo: El cambio social requerido y la innovación de la que hablamos, opera con lentitud, ya que es un cambio de cultura y requiere internalizar los conceptos. Está claro que aún muchos que hablan del cambio pretender reciclar lo ya visto.

Y por último, creo que lo más necesario es "una evaluación de calidad social", ya que asumir las deficiencias de nuestras organizaciones/organismos y agencias, no nos vendría nada mal... pero sin olvidar de evaluar al ciudadano... ¿Los ciudadanos quieren más de lo mismo o cambio?


Saludos!
Gustablog

Ruth dijo...

Paco, cuando una persona hace las cosas por y para los demás, se ve, se recoge el fruto, dice la Biblia, por sus hechos los conoceréis, nunca suele fallar. Si observamos muchas veces las actuaciones se sabe bien el camino que la persona quiere o pretende, al menos es lo que yo en ocasiones percibo muchas veces. Aunque se que no es fácil, porque no hay nada mas engañoso que el corazón, cuando se trata de una cosa tan delicada, hay que utilizar bien la cabeza, no precipitarse aquí te pillo aquí te mato, hay que estudiar, observar, comparar, hay mucho tiempo para hacerlo hasta que lleguen las elecciones, lo que no se puede hacer es todo con prisas y corriendo. Un abrazote

Vevi dijo...

Interesante entrada.

Estoy contigo en que es necesaria una evaluación después de unas elecciones, en algunos casos será positivo el resultado y en otros negativo. Pero debe hacerse porque si no después de casi dos años de las pasadas elecciones municipales algun@s siguen como siempre, sin hacer nada o apenas nada, y otr@s apenas si pueden hacerse un sitio al lado de sus compañer@s, los que llevan más años piensan que tienen más derechos, no quieren gente nueva como muy bien dice Ruth, las ignoran y posiblemente tengan un gran valor, tanto personal como profesionalmente. Sólo espero que estas personas nuevas sigan adelante poque somos much@s los que estamos y contam@s con ell@s, aunque las altas esferas ni sepan de ell@s, los ciudadan@s de a píe les conocemos y sabemos lo que se esfuerzan por encontrar su aceptación.

La evaluación y dar a conocer a los nuev@s compañer@s sería darle "Q, de calidad. ¿No queremos tod@s lo mismo? Luchar por el bienestar de toda la sociedad, por y para tod@s con una ideología de izquierdas.

Un saludo. Hace bien sentir amig@s que piensan como yo. Nieves.

Satine dijo...

Querido amigo y adorado compañero, sabes que es así.
Respecto a tu acertada interrogatoria debo decirte que es un tema muy interesante.
Creo que existen encuestas que te dan la puntuación de los políticos, si aprueban o suspenden, si gustan o no gustan, si caen bien, o caen peor, etc...
Los politicos son hombres útiles, y deben pasar a la acción, si no realizan esta labor tendrían que desaparecer ipso facto, y dejar paso, en caso de la empresa privada, si su equipo directivo no cumple con las espectativas, se cambia, y no duelen prendas.Acaso conoceís alguna empresa privada en que su dirección sea inamovible??? Son los puestos de trabajo con menos estabilidad, caen como moscas....Porque son evaluados constantemente.

uno cualquiera dijo...

hola, si me lo permites aquí os dejo una histori que he encontrado en internet y quizás venga bien:Pues resulta que era un anciano aldeano al que se le antojó visitar la feria del ganado que se montaba en una aldea próxima, y para ello se hizo acompañar de su nietecito. Se sirvieron para el traslado de un viejo asnillo ya jubilado de sus faenas. Iban los dos tan campantes sobre su precario jumento cuando un metomentodo que no tenía nada mejor que hacer rechistó:

-Qué poca misericordia para con el borriquillo.

Entonces se bajó el abuelo y siguieron al paso, hasta que una chismosa murmuró, los brazos en jarras:

-¿No te da vergüenza, niño? Ahí el pobre señor, que no debería gastar sus escasas energías en el esfuerzo del camino...

Bajose el chaval y subiose el viejo, y así siguieron hasta que otro señor que se aburría amonestó al anciano:

-Mire al pobre chiquillo, que ni andar sabe casi, tropezándose a cada paso, mientras que usted, ahí tan cómodo, como un rey, un tirano...

Entonces caminaron los dos, dejando al animal sin carga.

Ya llegaban cuando les sorprendió un coro de burlas y risotadas, eran unos niños que les señalaban:

-Miradles, sudorosos y cansados, y tienen un burro y no lo montan.

Con esto, querida Naná, te suelto una moraleja que te servirá de mucho para tu día a día, a tí y a todos los que te acompañan en este libro de arena:

Hagáis lo que hagáis, siempre habrá alguien que de vosotros se ría, que os recrimine vuestra elección. Por eso es necesario que en esos casos la mejor opción es la que vuestro entendimiento o vuestro corazón os dicte.

Este cuento es todo un canto a la libertad de elección.

¿Y qué pasó al final? Me pregunta impaciente Pasolosdías.

¡Pues que entraron en la aldea llevando al asnillo sobre los hombros, como si fuese un Marajá!

Así, las acciones más extravagantes de los hombres, son causadas por tanta opinión de gente ajena, que ni se dedica a sus labores ni deja que los demás se ocupen de lo suyo.


un saludo Maria

Paco Centeno dijo...

Hola Gustavo,
Comparto tu comentario excepto en que los partidos son evaluados por los afiliados. No en toda su extensión, para que la evaluación pueda darse, el voto en los partidos no puede ser cautivo. Y lamentablemente, no siempre es así.
Considero muy interesante tu aportación de evaluar la calidad social y sobre todo evaluar al ciudadano. Creo que intentaré pensar en ello y escribir sobre el tema.
Un abrazo

Paco Centeno dijo...

Ruth, Nieves y Satine,
Yo tengo claro que es un camino que hay que andar, tender a ser exigente en la acción política y estar sometido a evaluación de esa acción, creo que es el futuro de la política. Otras formas deben desaparecer. Pero como siempre, se necesita tiempo, debate y apoyos.
Abrazos para las tres.

Paco Centeno dijo...

Hola María,
Comparto contigo que las opiniones pueden llevar a aquellos que las reciben a las acciones más extravagantes. Pero una opinión es siempre subjetiva.
En cambio, una evaluación es una conclusión basada en diferentes aspectos objetivables y medibles. Por tanto, las acciones que se deriven de una evaluación no serán extravagantes.
Por eso creo que la historia no es el mejor ejemplo a lo que expongo.

No me has dicho aún si puedo añadirte entre mis blog.
Un saludo

Cordocacereña dijo...

Hola amigo Paco, que tal tus vacaciones? disfruta lo que te queda.
Ya te llamo un día de estos y te comento, vale?
De tu post, ya sabes que algo hemos hablado de ello. Es cierto que en teoría los partidos, bueno el que nos interesa, tiene mecanismos de autocrítica, pero en la práctica parece que no funciona.
Bien porque hay personas que se dejan influir, porque otras le deben favores a alguien, o simplemente porque no se tiene el valor necesario para asumir riesgos y decir las cosas tal y como se piensan y sienten. Ya sabes, al que destaca se le corta la cabeza.
Te preguntas, como hacer para evaluar la calidad de un político?. Muy sencillo, en las agrupaciones locales, con propuestas de trabajo, con capacidad de crítica constructiva, con ilusión, con honradez, con transparencia, pero sobre todo con generosidad.

En cualquier caso, que los cargos sean temporales, nadie es perfecto y hay actividades que desgastan y mucho a las personas, que se debilitan con el tiempo, bajan la guardia y dejan que los oportunistas y los especuladores de todo tipo medren sin freno,

Me encanta que aunque de vacaciones estés entre nosotras, si porque no hay nosotros en tu blog, por que será?.
Muy bien tu crespón por las víctimas de Barajas, tengo mucha pena por los familiares y víctimas convalecientes.

Muchos besotes para todas y todos, ya te llamo la semana que viene. Carmen

Hitos dijo...

Carmeeeeeeeeeeeen, que Gustavo es varon (al menos eso me pareció, jejejeje).

Al tema. Se evaluan a los políticos, pero sólo a los que salen en la tele, los demás no. En las agrupaciones locales suelen crearse familias y cuesta dios y ayuda superarlas para poder llegar a los temas que hay que trabajar. Y cuanto más chica la agrupación más difícil.

No debe ser muy complicado realizar un documento en el que se valoren una serie de datos objetivos. Se hace en todas las disciplinas. Podemos coger uno de evaluación final de un curso o ponencia y seguro que ese se puede adaptar.

Voy buscando alguno que tendré que tener en alguna carpeta de las miles que hay en este ordenador y lo mando. Seguro que con una simple adaptación nos serviría.

Saludines desde Alcántara

Vevi dijo...

Saludos a tod@s.

Llevo muy poco tiempo en esto de la política pero comencé con muchas ganas de trabajar y procurar que todo mejorase, y lo único que he encontrado han sido trabas.

Comparto con Hitos lo de que se evaluan a los políticos, pero sólo a los que salen en la tele, los demás no. En las agrupaciones locales suelen crearse familias y cuesta dios y ayuda superarlas para poder llegar a los temas que hay que trabajar. Y cuanto más chica la agrupación más difícil. Esta es mi experiencia y es muy difícil que te acepten, tienes que ser callada, sumisa y nunca quejarte y si tienes ideas compartelas para que las hagan otr@s, en ti no tienen valor pero si las anuncian ell@s la cosa cambia.

De todas formas PIENSO SEGUIR AHÍ LUCHANDO Y TRABAJANDO POR NUESTROS IDEALES, aunque este camino sea invisible, cruel y te dé la impresión de estar más entre rivales que entre compañer@s como realmente debería ser o al menos así lo creo yo.

Hasta pronto y gracias por estar ahí. Nieves.

Ruth dijo...

Esperar desespera, pero dicen que la paciencia es la madre de la ciencia. También se que cuando uno o una defiende y sabe perfectamente el sano motivo por el cual lo está haciendo no debe desfallecer. Es que me has hecho recordar que aquí en este pueblo, suelen usar mucho el dicto, copia y hazlo, algo así como ordeno y mando, buf!!! me pierdo mejor dejarlo que pase, como bien dices, esperar, que, que ganitas de que llegue ya.
Un abrazote y muchísimas gracias

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola amigo Paco Centeno:

Un muy buen post. A evaluar, a evaluar la actividad política y la institucional. A evaluar el buen hacer. A evaluar para ganar con méritos objetivos los puestos que se ocupan en política y en la administración.

Cada día estoy más contento con nuestra Plaza de la Cordialidad y con nuestra Fábrica; pues cada día se producen más y más sinergias que nos llevan a una enorme concordancia de pareceres.

Recibe un muy fuerte abrazo de tu amigo Javier Caso Iglesias.

José Antonio Gil Celedonio dijo...

Es tan complicado este tema que merecería un intensísimo análisis tras leer multitud de textos de especialistas. Porque la supuesta democracia interna de los partidos políticos (que recoge el artículo 6 de nuestra Constitución) muchas veces deja mucho que desear.

Yo creo que, en líneas generales, la actividad administrativa de ayuntamientos, gobiernos autonómicos y gobierno de la nación están suficientemente evaluados: Las elecciones son, sin duda, una buena forma. El control a los poderes además puede llevarse a cabo por vía judicial (en casos extremos), y, por supuesto, a través de los medios de comunicación. Incluso, si explorásemos más profundamente en la democracia participativa, se podría colaborar con la ciudadanía en la redacción de parte de los presupuestos municipales (como se hace en ciertas ciudades), e incluso recurrir, de vez en cuando, a consultas populares constitucionalmente permitidas.

Pero el funcionamiento de los partidos políticos y las listas electorales son agua "de otro percal". Es muy difícil controlarlo, y muy difícil de castigar. Porque, ¿Una persona que quiera que gane Zapatero las elecciones estaría dispuesta a no echar la papeleta del PSOE al Congreso de los Diputados por su circunscripción porque el número 6, 10 ó 3 sea alguien que no le gusta?
¿Estaríamos dispuestos a remunerar los cargos orgánicos del partido lo suficientemente bien como para evitar que haya duplicidades con el nivel institucional?

Son muchos interrogantes difíciles de contestar, sí. Algunos confían en las listas abiertas, otros en distritos uninominales donde el candidato o candidata a elegir se bata el cobre por sí mismo en su distrito para que sea conocido por todos...

Son inercias muy difíciles de cambiar en nuestra cultura política, y, en cierto sentido, miro normalmente con reticencia todas las soluciones que algunos enarbolan.

Pero que es necesario reforzar el vínculo representante-representado de tal modo que sea un control eficaz, es evidente y no me ocasiona la menor duda. Y, sobre todo, el control interno de los partidos políticos, en tanto asociaciones privadas pero colmadas de poder público que, tras las elecciones, se hace efectivo.

Paco Centeno dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Paco Centeno dijo...

Hola Carmen, Hitos, Vevi y Ruth,
Ya veis que es un tema que a "todas" nos interesa y por eso os invito a seguir pensando en él y a seguir proponiendo criterios de calidad en las propuestas de candidatos.
Supongo que os habéis fijado cómo los chicos, Javier Caso y José Antonio han reaccionado a su ausencia en el blog, bueno excepción hecha de Gustavo hasta ese momento. Pero a mí no me extraña, mi parecido físico con el sobrino de Hitos y mi encanto personal hacen el resto, jeje.
Un saludo

Paco Centeno dijo...

Compañero José Antonio,
Comparto contigo que la cultura política de nuestro país debe modificarse con la introducción de criterios de calidad y soy optimista, llegarán.
Es insuficiente, pero es un criterio más, el reforzamiento del vínculo representante-representado, que además debería tenerse muy en cuenta por los votantes, y en este caso que nos ocupa, los militantes.
Pero a diferencia de ti, yo creo que las elecciones en listas abiertas mejoraría estas situaciones de presencia de candidatos de bajo perfil.
Un abrazo

José Antonio Gil Celedonio dijo...

El problema de las listas abiertas, a día de hoy, es que reducirían drásticamente la participación en las elecciones.

Si hoy ya se hace difícil para mucha gente votar para el Senado (todos los que hemos sido interventores o apoderados sabemos las dudas de los votantes), imagina tener que votar una lista para un ayuntamiento como el de Badajoz (con 27 concejales en total) y se presentan 10 partidos... Pues tendrías que elegir 27 nombres de un total de !270!. Imagina en Madrid, Barcelona, Valencia o Sevilla...

Por eso, como creo que el voto debe ser lo más sencillo posible para que todos podamos ejercitar ese derecho fundamental, lo de las listas abiertas es una utopía muy bonita pero sólo para personas my interesadas en política y muy enteradas.

Paco Centeno dijo...

Comparto esa visión de las listas abiertas y conozco lo que ocurre por participar como interventor, pero las listas abiertas en las elecciones de los partidos sí sería una opción interesante, porque además se daría el caso del interés en la política y conocimiento de la misma.
Un saludo

Cordocacereña dijo...

Gustavo, discúlpame por no hacer mención de tu post, pero es que me quedé con los comentarios de las chicas y como dice Paco, como se parece tanto al sobrino de Hitos...,pues eso.
Seguiré pensando sobre el tema del post, pero estoy poco entrenada en custiones políticas y en cuestiones de evaluación de personas.
Muchos besotes para vosotros (lo siento Gustavo) y para nosotras.
Carmen.

Hitos dijo...

Creia que el planteamiento era para dentro del partido, de cualquier partido.

En más de una ocasión se sigue promocionando a la persona menos adecuada para ello porque no hay manera de bajarla de la burra.

Y como las lecturas de los resultados electorales siempre son buenas no sirven para modificar al que no quiere ser modificado.

(me salió el comentario un poco enrevesado pero si tengo que explicarme mejor, me explico)

Resumiendo, con un documento de evaluación a rellenar por todos los afiliados, se pueden sacar muchas cosas en claro.

Saludines desde Alcántara.

xhandra dijo...

Hola Paco, gracias por tu comentario en mi blog, he estado un poco ausente estos días. Vaya! menudo post que has escrito, veo que ha traído cola y poco puedo ya aportar que no hayan expresado los compañeros. Creo que parte de las evaluaciones que se realizan a los políticos son las estadísticas que de vez en cuando se televisan en nuestras pantallas. Sin embargo, estos datos suelen estar manipulados o publicados en los momentos más oportunos. Sin duda, estoy de acuerdo que todo debería estar evaluado, aunque más que eso, todos los sectores deberían ser investigados asiduamente para comprobar que se realizan las funciones de forma adecuada y evitar después disgustos. Pero como siempre, nuestra sociedad está sometida a esa maldición del "no pasa nada" o "es lo que hay" unido a la pasividad de los ciudadanos que en España parecen quejarse mucho en el bar y poco "en la plaza".

Un saludo!

Malo Malísimo dijo...

Malo a Docto Doctor
Salve
Espero en breve hacerme candidato a una de esas Q.
Ya tengo el ADSL de los bemoles, recién termino de configurar el nuevo equipo, trabajera más tonta, y ahora tan sólo resta meterme en el blog y darle forma.
Por lo demás en breve, que aún andamos de vacaciones, empezaremos a leer todos los comentarios y a opinar que tengo el cerebelo en reposo.
Vale

Paco Centeno dijo...

Parece evidente que a todos nosotros nos gustaría extender la exigencia de calidad a la política. Prácticamente todos estamos de acuerdo en que las elecciones ante los ciudadanos es ya un buen criterio, pero que las elecciones en los propios partidos requerirían de cambios en la dirección de aumentar la exigencia. Esperemos que lo consigamos en el tiempo más breve posible.
Saludos a todos